domingo, 25 de enero de 2009

declaración de principios

El mundo necesita una revolución. Hay demasiadas cosas funcionando mal y demasiadas posibilidades de que las cosas vayan cada vez peor. Lo bueno de los revolucionarios es que siempre se han dado cuenta de qué cosas andaban mal y han decidido trabajar incansablemente hasta hacer un mundo mejor. Lo malo de los revolucionarios es que siempre han creído saber qué cosa es un mundo mejor. La revolución diversa reconoce que no sabe qué es un mundo mejor, pero que sabrá reconocerlo cuando ocurra.
Una revolución diversa reúne a revolucionarios diversos: rabiosos o pacifistas, pacientes o apurados. A todos los que creen que el mundo lo tenemos que hacer mejor nosotros, todos los que tengamos ganas, respeto profundo por quienes no estén de acuerdo con nosotros y alguna herramienta que aportar.
Esta bitácora -como el futuro del mundo-, no sabe adónde va. Pero espera reconocerlo cuando haya llegado.