jueves, 26 de febrero de 2009

Historias de mundos posibles

El foro social mundial, que nació en Brasil en 2001 y se fue extendiendo en el tiempo y el espacio, hasta hacerse policéntrico, nació con un lema: "otro mundo es posible". Quizá sin quererlo, el lema es esperanzador pero incompleto. Expresa que este mundo no nos satisface y es posible cambiarlo, pero es, a la vez, reduccionista: ¿cuál es este mundo? ¿por qué solo es posible otro mundo? El lema del FSM olvida la necesidad de la pluralidad. No necesitamos otro mundo sino otros mundos, muchos mundos, tantos como nos dé la gana, como la imaginación y las necesidades particulares quieran tener.
Por eso es tan interesante el proyecto Stories of Possible Worlds, un proyecto - taller para la narración de experiencias de lucha y cambio social, creado por la Universidad popular de Roma y la Universidad popular de los movimientos sociales, con el apoyo de una serie de instituciones públicas italianas y privadas de varios lugares del mundo.
El proyecto tiene a disposición narraciones escritas, videonarraciones, fotonarraciones y audionarraciones en varios idiomas a través de los cuales pueden verse experiencias de trnasformación social, desde luchas colectivas hasta vidas esperanzadoras y autogestionarias, como para sentir que, efectivamente, otros, muchos, mundos son posibles. Y en estos días, como decimos en la entrada previa, convocan a un estimulante premio de narraciones sobre lucha y cambio social.

Internacional: Convocan premio sobre narración de experiencias de lucha y cambio social



Servindi, 25 de febrero, 2009.- La Universidad Popular de Roma (UPTER) y la Universidad Popular de los Movimientos Sociales (UPMS) convocan al premio internacional de narración: “Historias de Mundos Posibles”. Toda la información sobre el concurso se encuentra en disponible en el sitio web: http://www.powos.org/.La invitación para la edición 2007-2008 del concurso se dirige a todos aquellos que trabajan a favor del cambio social en el ámbito de los derechos humanos y de la democracia. Los trabajos deben ser enviados a los organizadores antes del 8 de marzo del 2009.
La motivación es narrar experiencias que tienen en común la lucha por afirmar los derechos humanos y la democracia, según los principios del Foro Social Mundial (FSM), al cual el premio hace referencia.
Pueden tratarse de campañas o luchas en los distintos ámbitos donde actúan los diversos movimientos y grupos de ciudadanos: el trabajo, la economía solidaria, las minorías, la interculturalidad, el ambiente, la salud, la educación, la justicia, la paz, los servicos públicos, la participación, entre otros.
Las historias deben ser verdaderas y estar referidas a hechos ya concluidos o todavía en curso, que hayan tenido éxito o que no hayan tenido el resultado esperado, incluso aquellas en parte imaginadas y no del todo realizadas, indica la convocatoria.
El concurso es un pretexto para estimular la narración de experiencias de lucha y cambio social, reflexionar sobre ellas, compartir conocimientos e identificar y valorar las nuevas praxis sociales.
Permitirá asimismo crear un archivo de experiencias de movimientos y grupos que trabajan actualmente o de experiencias pasadas pero importantes aún en nuestros días.
El premio “Historias de mundos Posibles” consiste en la publicación de los trabajos más significativos (libro multilingüe y cd rom) y en el apoyo a las luchas que ellos narran, a través de una campaña de difusión y sensibilización de la sociedad civil.

lunes, 9 de febrero de 2009

declaration of principles


We are in need of a revolution. Broken things and dead ends are devouring our world.

This unbound revolution knows that it does not know what a better world is, however, it does believe that it will recognize one when it sees it.

This revolution unites all: the rabid or pacifist, patient or stressed. It is for all who believe that we must make the world a better place and for everyone who has the desire to contribute. We will maintain a profound respect for all, especially for those that we do not agree with and for those who do not agree with us.

The good thing about revolutionaries is their capacity to realize that things are not right, and their commitment to work ceaselessly until they have made the world a better place.

The trouble with revolutionaries is their held conviction in knowing what a better world is.

This little space, like the future of the world, will unfold without preconceived knowledge of what it will or should be, or of where it will go. We hope to take notice along the way and to recognize when we are home.