sábado, 23 de octubre de 2010

Alegría

"Los niños cantan en el funeral, los niños ríen mientras lloras, los niños cantan en el funeral: ¡Alegría!"

martes, 5 de octubre de 2010

Chile: violencia, memoria y convivencia (I)


En mi clase de Memoria y violencia política en América Latina, discutimos esta noche Reckoning with Pinochet: The Memory Question in Democratic Chile, 1989–2006, reciente libro publicado por Steve Stern y último volumen de su trilogía The Memory Box of Pinochet's Chile. La discusión fue súper interesante (por lo que proponen el libro y la trilogía, por las distintas aproximaciones de los estudiantes, chilenos y de otras nacionalidades, y por la presencia de Steve en su doble rol de autor y profesor) y me dejó algunas preguntas en la retina que quiero compartir acá (por espacio y cansancio solo apunto algunas, en mi cuaderno de notas tengo bastantes más). 
En primer lugar, aunque es imposible reseñar la trilogía aquí (pero pueden seguir estos links para ver una reseña del primer libro: Remembering Pinochet's Chile: On the Eve of London 1998, del segundo: Battling for Hearts and Minds: Memory Struggles in Pinochet's Chile, 1973-1988 y del tercero: Reckoning with Pinochet: The Memory Question in Democratic Chile, 1989–2006), baste decir que Stern describe y analiza con bastante detalle (por eso le tomó tres tomos), el proceso de elaboración de la "caja de la memoria" del Chile de Pinochet, desde el golpe de 1973 hasta la muerte del dictador en 2006. A partir del concepto de memorias personales versus memorias emblemáticas (a la vez colectivas y performativas), el autor recorre experiencias y miradas de todos los bandos y expone las idas y vueltas de los procesos de memoria en Chile (situándolos tanto en sus cambiantes contextos locales como en el contexto internacional), para mostrar los vaivenes y complejidades de un discurso chileno que oscila entre el triunfalismo económico, el desencantamiento político y la latencia de conflictos irresueltos pero que intentan "superarse" por la vía de una reconciliación que no termina de definir sus propios términos (sobre todo en lo que respecta a la relación entre verdad, justicia, negociación, convivencia y lo que Stern llama sinergias conflictivas). 
En fin, algunas de las cosas que aparecieron en el debate de esta noche fueron: ¿en qué medida -dada la forma de la transición chilena, más cercana al continuum que a la ruptura con la dictadura- termina por generar un discurso de continuidad en la memoria emblemática chilena? Es decir, si el discurso de la dictadura era: antes de 1973 el país estaba en crisis, nosotros lo salvamos y todo lo demás fue el costo social necesario, y el discurso de la transición y su voluntad de "convivencia" no rompió radicalmente con el discurso dictatorial de legitimación de la violencia (Pinochet se mantuvo en el poder e inmune, lo mismo que su Constitución de 1980 y la Ley de Amnistía), ¿cómo y hasta qué punto se reconfiguraron o se reconfiguran las memorias de la sociedad?, ¿legitimar que la barbarie de la dictadura tenía una causa (la crisis previa al golpe) no es también legitimar la posibilidad de que se repita? ¿Cómo lidiar con eso? ¿Es el caso chileno un modelo a seguir o a evitar? Evidentemente, no tengo respuesta a ninguna de esas preguntas, pero me parece útil repensar la dirección que viene tomando el tema de la(s) memoria(s) de la violencia política en el Perú en relación al proceso chileno, sobre todo desde que Pinochet dejó la presidencia de Chile, y para eso, la lectura de la trilogía de Stern me parece, sino indispensable, al menos enormemente sugestiva.