domingo, 4 de septiembre de 2011

mudanza

Algunas de las antiguas entradas de esta bitácora y otras nuevas están en [ Radio Alicia ].
Gracias por visitar e infinitas gracias por los comentarios que recibí.

j.-

lunes, 22 de agosto de 2011

cerrado por derribo

Hace dos años y medio nació esta bitácora de nombre pretencioso y equívoco. Al crearla no sabíamos (en plural, porque la creamos entre dos, al principio fuimos dos) hacia dónde iría, solo que era un proyecto común, una esperanza. Con el tiempo, la bitácora se dedicó, primero a mencionar proyectos interesantes, que de un modo o de otro, promoviesen esa revolución diversa que la bitácora perseguía. Luego se dedicó al cine, a la música, a los libros o a cualquier cosa que pudiera exigir una reflexión en la misma dirección: la diversidad, la crítica, el mundo mejor. Después, con cada vez mayor frecuencia, se convirtió en un espacio al cual subir canciones y a veces pequeños comentarios, un espacio cada vez más personal, más privado, y también más meláncolico. La revolución diversa se fue a otra parte. 
Dos años y medio después siento que debo cerrar este espacio, que, aunque nunca supe adónde quería ir con esta bitácora, si sé que no quería ir en esta dirección. Lo único que me queda claro ahora, es que la revolución es siempre un asunto colectivo. No importa cuánto desee uno un mundo mejor o cuánto se esfuerce uno por conseguirlo. Uno no es ninguno. Se necesita siempre otro que también desee un mundo mejor, que también se esfuerce por conseguirlo y que ambos -aunque no vayan en la misma dirección- al menos no vayan en direcciones contrarias, no se bloqueen, sean capaces de articularse. Quizás, en el fondo, de eso se trate todo. Pero yo no soy el mejor para hablar de esas cosas ahora. Así que cierro esta bitácora. Seguirá flotando por un tiempo en el ciberespacio, aunque pronto también la sacaré. Gracias por haber acompañado.

jueves, 18 de agosto de 2011

Io so che ti amero'

io ti lascerò
tu andrai, e accosterai il tuo viso a un’altro viso
le tue dita allacceranno altre dita
e tu sboccerai verso l’aurora
ma non saprai che a coglierti sono stato io
perche io sono il grande intimo della notte..
perche ho accostato il mio viso al viso della notte
e ho sentito il tuo bisbiglio amoroso
e ho portato fino a me la misteriosa essenza del tuo abbandono disordinato.
io resterò solo
come veliero nei porti silenziosi
ma ti possiederò piu di chiunque
perche potrò partire..
e tu ti lamenti del mare del vento del cielo degli uccelli delle stelle
saranno la tua voce presente
la tua voce assente
la tua voce rasserenata...

lunes, 15 de agosto de 2011

still

Wizard of Oz:
As for you, my galvanized friend, you want a heart. You don't know how lucky you are not to have one. Hearts will never be practical until they can be made unbreakable.

Tin Woodsman:
But I still want one.

martes, 12 de julio de 2011

what goes on

ruta


Mañana a la mañana saldré de viaje por varias ciudades del país. Una mochila pequeña con poca ropa, una libreta y algunos libros, una cámara de fotos y varios boletos comprados de antemano. Quizás el viaje me sirva para entender mejor este país, quizá sea un viaje interior.

lunes, 27 de junio de 2011

Espejo

Cuando era niño me aterraban los espejos. Siempre estuve seguro de que las imágenes al otro lado del espejo eran tan o más reales que las de este lado del espejo. Siempre temí encontrar la señal reveladora que confirmase mi sospecha: algún detalle que apareciese en sólo uno de los lados del espejo, un movimiento distinto, un gesto, algo. Entonces, huía del espejo siempre que podía y, cuando no, lo miraba atentamente, buscaba los detalles, las señales, algo. Aterrado y fascinado a la vez. 
En menor medida, de niño temía dormir. Siempre he sentido que en la vigilia uno puede casi siempre controlar sus actos. Decidir escribir este post, por ejemplo, y hacerlo, y quizá detenerme y hacer otra cosa, desplazarme, qué sé yo. En el sueño, en cambio, el universo nos domina. Uno se deja llevar aunque no quiera, a veces hacia la maravilla y a veces hacia el desastre, pero casi siempre lo que pasa en el sueño está fuera de nuestro control y sólo somos espectadores de nuestra propia vida. Y como yo pensaba que -como con los espejos- la vida  dormidos era tan "real", tan "verdadera" o más que la vida despiertos, entonces le temía a ese otro lado. Por eso nunca tomé siestas y, hasta hoy, difícilmente duermo más de seis horas cada noche. 
Al crecer, como todos, sublimé mis miedos, hice terapia, me asumí. Pero -quizá también como todos- camino en círculos, repito patrones, vuelvo siempre sobre los mismos puntos y, entonces, me encuentro aterrado frente al espejo, frente a mí. Parado frente a mí no sé si soy el mismo, espero el gesto distinto, que revele que no soy quien creo, no quiero ver mi imagen, me aterra y sin embargo insisto. No quiero verme, no quiero saber quién soy, no quiero dormir. Quizá sea huyendo del espejo que uno busca la ventana y la abre de par en par, se abre a los demás, fluye a través de los otros y espera que los otros fluyan a través de uno. Quizás haya sido mi terror a los espejos lo que me ha hecho camaleónico, uso las ventanas como espejos, prefiero verme en los demás que mirar mi propia imagen. Cuánto de terrible debe haber en esa huida, cuánto de cobarde. 
Y entonces ella. Ella que, como en la vieja canción, fue mi espejo, no una ventana, mi espejo real, el que me obligó a verme a mí mismo y me mantuvo aterrado. ¿Qué se hace con eso? ¿Asumir el fracaso? ¿Huir eternamente de mí? ¿Pararse frente al espejo hasta que el miedo se vaya? ¿Se irá? ¿Olvidar todo y pedirle que vuelva? ¿Se puede? No tengo ni idea, solo estas dos canciones que se han cruzado toda la mañana por mi cabeza. Y discúlpenme, lectores, por este post tan personal, ya volveré a poder pensar en otras cosas, ya las escribiré.





( no pude pegar el link que quería, es este: http://www.youtube.com/watch?v=za_6A0XnMyw )

lunes, 20 de junio de 2011

Ausencia

Ha terminado otro capítulo en mi vida, la mujer que amaba, hoy se me fue.
Esperando noche y día, y no se decide a volver.

Pero yo sé que volverá, y si no, de penas moriré.
¿Qué yo he hecho, qué te hizo partir?

No sé si con el tiempo esta herida se sanará.
No hubo motivo para terminar.

La he tratado de olvidar, mas sin embargo la recuerdo más.
No se asombren si ven a un hombre llorar.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

El día que tú te fuiste, triste me quedé llorando.
Ay regresa te lo pido, que por tu amor
te juro me estoy matando.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

Eh, yo vi llorar a un hombre ante un espejo
por un amor que le negara el cielo,
y asombrado me dio un escalofrío
al ver en ese espejo el rostro mío.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

Eh, y yo seguiré esperando
hasta el día en que me muera.
Si dios me quita la luna no me siento malo;
pero si me lleva a ti me lleva las estrellas.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

Oye, veinte años no son nada
si te gusta romper un coco.
Por mi madre yo te juro a ti, cosa buena,
que si no vuelves yo me voy a volver loco.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

miércoles, 15 de junio de 2011

Excuse Me, I think I've Got A Heartache

They just don't know how lost I feel without you
My teardrops never see the light of day
I laugh and joke each time they talk about you
But if I told the truth I'd have to say

Excuse me I think I've got a heartache
There's an aching deep inside
and it just won't be denied
Excuse me I think I've got a heartache
and I'd better say goodbye before I cry

I guess it's pride that makes me hide my sorrow
I live a lie in all I do and say
My lips may lie and paint a bright tomorrow
but if they told the truth they'd have to say...

Excuse me I think I've got a heartache
There's an aching deep inside
and it just won't be denied
Excuse me I think I've got a heartache
and I'd better say goodbye before I cry

lunes, 23 de mayo de 2011

¿Qué elegimos el 5 de junio?



I

Por un lado, elegimos una forma de memoria. No es gratuito que a ambos candidatos se les asocie con los ex presidentes Velasco y Fujimori, cuyos gobiernos representaron cambios profundos en la sociedad peruana. Cambios que generaron tantas simpatías como antipatías, lo que se refleja en la actual polarización del país.

Velasco fue un dictador extraño: militar de izquierda que acabó con la sociedad feudal e integró a las masas campesinas al estado y que, a la vez o precisamente por reducir los abismos sociales, generó una crisis macroeconómica y no fue capaz de reemplazar los viejos motores de la economía peruana por otros igual de productivos. Así, para los afectados por la reforma agraria (o para los que escucharon la leyenda negra y la repiten), Velasco representa el peor gobierno de la historia.

Fujimori también fue un presidente extraño: profesor universitario devenido dictador de derecha y populista, abrió la economía a los grandes capitales consiguiendo un crecimiento inesperado una década atrás, construyó carreteras y colegios y, a la vez o precisamente para abrirle el camino a los grandes capitales, redujo al mínimo los derechos de los peruanos: no solo el derecho a pensar diferente, pero el derecho a pensar. Los asesinatos, la manipulación salvaje y confesa de los medios de comunicación y opinión, los ataques contra toda forma de organización civil y colectividad, la promoción del individuo consumista, morboso e incapaz de ninguna forma de solidaridad estuvieron en el centro de su política. Así, para los afectados por sus crímenes o vejámenes, Fujimori representa el peor gobierno de la historia.

Obviamente, también hay quienes creen que uno u otro tuvieron el mejor gobierno de la historia. Por un lado, los que sufrían el mundo pre-Velasco: los millones de campesinos obligados a trabajar gratis o a cambio de un poco de cancha por todos los días de su vida, y sin acceso ni a la propiedad ni a educación ni a la salud. Por el otro, los que sufrieron el mundo pre-Fujimori: los millones de peruanos que sufrieron la violencia económica del primer gobierno de Alan García, los que vivieron de cerca el miedo al terrorismo y al caos social, al desorden. Todos tienen razón.

Pero Ollanta Humala no es Velasco ni Keiko Fujimori es Alberto Fujimori. Además, ni el Perú ni Sudamérica ni el mundo son los mismos de los 70 ni de los 90. Sudamérica tiene hoy tres modelos de gobierno y el presidente que gane tendrá que acercarse a alguno de esos. El de la izquierda  postrevolucionaria de Brasil, Uruguay, Argentina y Paraguay; el de la izquierda más tradicional de Venezuela, Bolivia y, en menor medida Ecuador; o el de la derecha neoliberal de Colombia y Chile. Sabemos que Keiko optará por el último, no sabemos si Humala optará por el primero o por el segundo. En cualquier caso, sabemos que el primero y el segundo bloques vienen trabajando juntos en muchas cosas, pero también sabemos que el Perú, alineado hace varios años con Colombia y Chile, viene consiguiendo un crecimiento macroeconómico enorme, aunque tantos niños se mueran de frio en Puno y tan pocos trabajadores tengan derecho a vacaciones y a aumentos de sueldo, derechos que alguna vez fueron fundamentales. También sabemos que ambos tienen a un familiar de ideología cercana a la suya en la cárcel. Humala, al hermano que se rebeló contra el Estado en un levantamiento armado, del que Humala hace años ha tomado distancia y cuyo apoyo ha considerado un error desde hace una década. Keiko, al padre que instaló y lideró una mafia corrupta y criminal en el país, y a quien Keiko considera inocente, pese a que él mismo se declaró culpable.

También elegimos o creemos elegir, –y parece que eso está siendo lo más importante en el debate diario–, entre la moral y la economía. Los que están en contra de Humala lo comparan con Chávez o con Velasco o con ambos, pero fundamentalmente atacan sus propuestas económicas y alaban el modelo actual, el del evidente crecimiento económico peruano. Para ellos, la corrupción, los asesinatos, la manipulación de la prensa son, o menos importantes que la economía, o fueron necesarios en el contexto de crisis en el que el Perú vivía antes de Fujimori. Los que están en contra de Keiko piensan lo contrario, dicen, o que el modelo económico está mal porque excluye a demasiados peruanos y beneficia proporcionalmente a muy pocos, o que el modelo económico está bien, pero el costo social que implicó: asesinatos, corrupción extrema, manipulación de todo, fue demasiado alto. Que es mejor tener una mala economía que una mafia asesina en el poder.

A mí me gusta pensarlo con esta metáfora: una familia vive en una casa profundamente sucia y desordenada. Llaman a una compañía, que deja la casa ordenada y limpia (aunque mucha de la suciedad en realidad se queda bajo las alfombras, que son muchas). Los de la compañía se van huyendo, sin embargo, porque los padres los descubrieron robando. Además, la familia notó que Coco y Queca ya no estaban. Poco después encontraron el cuerpo de Queca, brutalmente asesinada y con marcas evidentes de haber sido violada. La compañía tuvo que rendir cuentas y admitió todo. Pero explicaron que quienes habían ensuciado la casa eran Coco y Queca y, por lo tanto, la única forma de arreglar la casa era hacer lo que hicieron. Además, que la violación fue un exceso, pero que disculpen. Finalmente, la compañía volvió a ofrecer sus servicios a la familia, que se dividió. Unos miembros de la familia aceptaron las disculpas aduciendo que la compañía había sido eficiente, que seguramente Coco y Queca se merecían lo que les pasó, y que había que darle otra oportunidad. Otros familiares decían que es verdad que la compañía había sido muy eficiente, pero que matar y violar era demasiado, que quien sabe a quién matarían o violarían esta vez. A los otros familiares, en cambio, nunca les importó tanto la limpieza y el orden de la casa como el hecho de tener muertos y violados en casa. Para ellos, ninguna casa se equivale a la vida de Coco y Queca, o de cualquiera.


II

Por el otro lado, sin embargo, no elegimos casi nada. En un país como el Perú de hoy, es iluso creer que si gana un candidato o la otra, las redes de corrupción van a desaparecer, los peruanos nos vamos a respetar y las desigualdades sociales y/o económicas se van a reducir significativamente. Sería lindo, pero eso solo pasará en un plazo más largo y si los peruanos, y no solo nuestros gobernantes, nos esforzamos en conseguirlo. Gobierne quien gobierne.

martes, 17 de mayo de 2011

dime



In the brown shag carpet of a cheap motel / In the dark and dusty corner by the TV shelf
Is a small reminder of a simpler time / When a crumpled-up pair of trousers lost a brand new dime
Well, you ask me how I made it through / And how my mint condition could belong to you
When I'm on the ground / I roll through town
I'm a president you don't remember / Getting kicked around


I'm a dime
I'm fine
And I shine
I'm freshly minted 

I am determined / Not to be dented by a car, by a plane, or anything / Not yet invented

I'm a dime
I'm fine
And I shine


In the hiss and rumble of the freeway sounds / As the afternoon commuters drive their cars around / There's a ringle-jingle near the underpass / There's a sparkle near the fast food garbage
And roadside trash


I'm a dime
I'm fine
And I shine
I'm freshly minted

I'm silver-plated / I'm underrated / You won't even pick me up / 'Cause I'm not enough
For a local phone call


I'm a dime
I'm fine
And I shine

sábado, 2 de abril de 2011

Para elegir y comer pescado...

 
En pocos días son las elecciones peruanas. Hay cinco candidatos con opciones para pasar a la segunda vuelta, y creo que hay que votar responsablemente, no por odio ni por miedo ni por moda sino por quien creemos que lo hará mejor, o, al menos, menos peor. Para mí, los tres ejes binarios centrales a tomar en cuenta son izquierda / derecha, conservadurismo / progresismo y autoritarismo / antiautoritarismo. Aquí los exploro un poquito, a ver si a alguien le sirve de algo.
     
Izquierda o Derecha
Es fácil reconocer que Humala es un candidato de izquierda y Kuczynski uno de derecha. Mientras Humala cree en el rol del Estado, Kuczynski le apuesta al mercado. Sin embargo, el actual discurso y plan de gobierno de Humala, se acercan más a la izquierda de los Kirchner y Correa que a la de Chávez o Lula, padrinos suyos, según sus detractores. Kuczynski, en cambio, sí aparece en la derecha radical. Además de haber sido donante de las candidaturas de Bush padre y Bush hijo, apoyando el lado más conservador del partido republicano estadounidense, cree como buen discípulo de Milton Friedman, en la reducción del Estado a favor del libre mercado, en la privatización radical y en la reducción de impuestos. Muy cerca de Kuczynski está Keiko Fujimori, que cree en las mismas cosas, pero con base populista. Todavía en la derecha pero bastante más al centro está Toledo, que ya tuvo un gobierno de centro derecha (con una política económica muy de derecha y políticas sociales de centro y a veces centro izquierda), y que ahora, según su discurso y su plan de gobierno, sería un poco más de centro pero también un poco más populista que el anterior. Castañeda es, para mí, el más imprevisible de los cinco. Su plan de gobierno es bastante populista y es el único que no plantea ninguna reforma al modelo, lo que lo sitúa en una derecha muy similar a la del actual gobierno.

Conservadurismo o Progresismo
Aunque en otros países la derecha suele ser conservadora y la izquierda progresista, en el Perú (como siempre) la cosa es más compleja. Hay una tendencia general al conservadurismo, pero también es posible una derecha y una izquierda medianamente progresistas.
Aquí, la más conservadora parece ser, de lejos, Keiko. Se muestra a favor de la pena de muerte, en contra de las uniones homosexuales y la legalización del aborto, a favor de la restitución del servicio militar obligatorio, y en contra del respeto de los derechos humanos a los delincuentes. Castañeda, Humala y Kuczynski se ubican más o menos en la misma posición intermedia entre conservadurismo y progresismo. Castañeda está a favor de las uniones civiles homosexuales y en contra de la pena de muerte pero en contra también de la descriminalización del aborto. Kuczynski coincide con él, aunque tiene una posición más ambigua frente al aborto, y Humala coincide con Kuczynski pero cree en la restitución del servicio militar. Toledo, en cambio, se muestra más progresista que todos los anteriores, se opone a la pena de muerte, se muestra a favor de las uniones civiles homosexuales, se muestra más abierto que sus contendores a la descriminalización del aborto y a la legalización de la marihuana, y se opone al servicio militar, entre otras posiciones.

Autoritarismo o antiautoritarismo
Debido a su pasado militar y a sus propuestas en las elecciones pasadas, Humala parece el candidato más autoritario. Hasta ahora, se ha defendido aduciendo que lo que quiere es poner orden y autoridad, pero que eso no es lo mismo que autoritarismo. Los antecedentes en la historia política peruana y continental, sin embargo, hasta ahora no son capaces de mostrarnos la diferencia. En este tema, Keiko ocupa una posición muy cercana a la de Humala y con los mismos argumentos. Defiende la "autoridad" que impuso el gobierno de su padre, y aunque se presenta mucho más suave que éste, su defensa de la pena de muerte, de la restitución del servicio obligatorio y su oposición al respeto de los derechos humanos de los delincuentes, grafican su tendencia. Castañeda es, otra vez, el más impredecible, aunque su gobierno municipal fue bastante autoritario y su forma de declarar a la prensa, así como su natural resistencia al diálogo, sugieren también tendencias autoritarias. Kuczynski y Toledo, en cambio, se presentan como los más abiertos al diálogo. De hecho, esta apertura democrática casi le cuesta la gobernabilidad al periodo anterior de Toledo.

Así, una revisión general de lo que -para mí- son los ejes centrales para entender la posición real de los candidatos, nos arrojan estos miniperfiles que resumo así (en orden alfabético): 
Castañeda: derecha populista, posición intermedia entre conservador y progresista, medianamente autoritario.  
Fujimori: extrema derecha y populista, muy conservadora, autoritaria.  
Humala: izquierda, posición intermedia entre conservador y progresista, autoritario. 
Kuczynski: extrema derecha, posición intermedia entre conservador y progresista, abierto al diálogo. 
Toledo: centro derecha, progresista y abierto al diálogo.  

Ahora, usted decida y luego no diga que no le avisamos. 


sábado, 19 de marzo de 2011

Žižek y la revolución

Slavoj Žižek, filósofo, sociólogo y psicoanalista esloveno es uno de los pensadores más lúcidos y controvertidos de la izquierda contemporánea. Provocador e irónico, su inteligencia y su capacidad para dar vueltas de tuerca al presente y a la ideología son altamente estimulantes. Por eso pego acá esta conferencia suya sobre cómo ser un revolucionario hoy.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Feliz cumple 119, Vallejo

 
Y en agradecimiento, este poema suyo (que pueden leer en version mucho mas linda aqui):

Me viene, hay días, una gana ubérrima, política,
de querer, de besar al cariño en sus dos rostros,
y me viene de lejos un querer
demostrativo, otro querer amar, de grado o fuerza,
al que me odia, al que rasga su papel, al muchachito,
a la que llora por el que lloraba,
al rey del vino, al esclavo del agua,
al que ocultóse en su ira,
al que suda, al que pasa, al que sacude su persona en mi alma.
Y quiero, por lo tanto, acomodarle
al que me habla, su trenza; sus cabellos, al soldado;
su luz, al grande; su grandeza, al chico.
Quiero planchar directamente
un pañuelo al que no puede llorar
y, cuando estoy triste o me duele la dicha,
remendar a los niños y a los genios.
Quiero ayudar al bueno a ser su poquillo de malo
y me urge estar sentado
a la diestra del zurdo, y responder al mundo,
tratando de serle útil en
lo que puedo, y también quiero muchísimo
lavarle al cojo el pie,
y ayudarle a dormir al tuerto próximo.
¡Ah querer, éste, el mío, éste, el mundial,
interhumano y parroquial, proyecto!
Me viene a pelo
desde el cimiento, desde la ingle pública,
y, viniendo de lejos, da ganas de besarle
la bufanda al cantor,
y al que sufre, besarle en su sartén,
al sordo, en su rumor craneano, impávido;
al que me da lo que olvidé en mi seno,
en su Dante, en su Chaplin, en sus hombros.
Quiero, para terminar,
cuando estoy al borde célebre de la violencia
o lleno de pecho el corazón, querría
ayudar a reír al que sonríe,
ponerle un pajarillo al malvado en plena nuca,
cuidar a los enfermos enfadándolos,
comprarle al vendedor,
ayudar a matar al matador —cosa terrible—
y quisiera yo ser bueno conmigo
en todo.

domingo, 13 de marzo de 2011

darle la vuelta a las cosas

Acabo de ver este film (en inglés y sin subtítulos, lo siento), en el que este par de muchachos no sólo desnudan como funciona el libre mercado, si no que intentan arreglar las cosas. Acá pueden ver la pela entera.

martes, 8 de marzo de 2011

Alain Badiou entrevistando a Michel Foucault

Acabo de entrar esta joyita en Internet: Alain Badiou entrevistando a Michel Foucault en 1965. La conversa no tiene pierde, al contrario, nos recuerda que no siempre la TV ni los medios en general tienen que ser ese bodrio al que nos tienen acostumbrados. En fin, va la entrevista en tres partes y subtitulada en castellano. Disfruten.





sábado, 5 de marzo de 2011

Sábado 5 de marzo en el Capitolio de Madison, WI

El gobernador Walker sigue ignorando las protestas de la gente, ya cerró el Capitolio y no parará hasta salirse con la suya. Por ahora, va ganando, pero la gente sigue en pie. Acá estuvo la transmisión en vivo de lo que estuvo pasando en el Capitolio. Acabada la transmisión, saco el enlace.

domingo, 20 de febrero de 2011

E pur si muove


 
Los últimos días están siendo particularmente intensos en el Medio Oriente, pero no sólo allí. Inspirada en la revolución tunecina, en enero Egipto se puso de pie para sacar a su dictador, y luego se sumaron otras  protestas masivas en Marruecos, Bahrein o Libia. Cada una con agendas distintas, pero bajo la misma dinámica: un grupo grande de manifestantes saliendo a las calles para defender ciertos derechos, una cobertura enorme de la prensa y un efecto dominó en las redes sociales y, como consecuencia, la multiplicación de los manifestantes y la radicalización de las demandas. Los resultados también están siguiendo una dinámica similar: las élites de gobierno, asustadas, incrementan la represión, multiplicando la violencia, sin embargo, hasta ahora, van perdiendo las batallas. Lo que está pasando en Egipto y Túnez, ha devuelto la esperanza a los pueblos que esperan destituir a sus tiranos. Y de lo que pase en las próximas semanas y meses dependerá la agenda de los próximos años, no sólo en la relación élites/pueblo, sino también en las relaciones entre los países musulmanes e Israel. Sobre todo porque, por primera vez en mucho tiempo, pese a que las protestas actuales son de mayorías islámicas, están siendo reivindicadas como rebeliones nacionalistas, no religiosas. Además, las tiranías que hasta hace poco tenían el poder incontestablemente, tenían también el apoyo velado (y a veces no tanto) de los Estados Unidos y otros gobiernos occidentales, por lo que, de empezar a construirse formas de gobierno algo más democráticas en la región, la política regional deberá cambiar y habrá un mayor balance de poder entre musulmanes y judíos, lo que puede cambiar completamente -ojalá para mejor- el mapa político regional.
Pero no toda la movilización social ocurre en el Medio Oriente en estos días de inicio de década. En Estados Unidos, una propuesta para afrontar la crisis reduciendo los derechos laborales de los empleados públicos en Wisconsin ocasionó una aún creciente protesta en la ciudad de Madison. La votación para aprobar la reforma iba a darse el jueves, e iba a aprobarse dado que el senado estatal es controlado por los republicanos (quienes ganaron en la elección de noviembre), así que el lunes unos cuantos cientos de estudiantes y sindicalistas fueron a protestar al Capitolio de la ciudad, el martes fueron unos cuantos miles, unos pocos miles más el miércoles, y el jueves, con un Capitolio repleto y rodeado por miles de ciudadanos, los senadores demócratas (necesarios para alcanzar el quórum que permitiera la votación) abandonaron el estado para evitar la aprobación de la reforma. Desde dos noches antes, el 40 % de los profesores de las escuelas públicas se habían reportado enfermos, por lo que las clases ya estaban (y siguen) suspendidas. Así, desde el jueves, la población dentro y alrededor del Capitolio no baja de algunas decenas de miles, que ahora llegan de todas partes para sumarse a las protestas. También Madison ha generado un efecto en otros estados en los que los republicanos planeaban hacer lo mismo, y la discusión sobre lo que pasará en Madison y sus posibles efectos en el resto del país, han alcanzado dimensión nacional.
Y en el otro extremo del espectro político, aparentemente ayer se convocó  a través de Twitter a una "revolución jasmín" en China. Así, en trece ciudades los ciudadanos deberían salir a protestar por mejores salarios, acceso a vivienda y otros derechos. Sin embargo, el gobierno fue más rápido, bloqueó la opción de mensajes de texto de los celulares, las búsquedas de Twitter y movilizó a la policía por todo el país, impidiendo la concentración de la población, y deteniendo a cientos de "sospechosos". Por ejemplo, un joven de 25 años que recogió un jazmín frente a un McDonalds en Beijing. Al parecer, sin embargo, desde hace varios días ha comenzado en China una rebelión clandestina que está intentando salir a flote. Se ha detenido a una decena de activistas a lo largo del país, dos de los cuales aún permanecen desaparecidos. 
Veremos qué pasa en los próximos días y meses. Pero, sin duda, la década ha empezado movida.

sábado, 19 de febrero de 2011

Entre la "verdad" y "la voz del pueblo"

La historia judeocristiana cuenta que, tras la huida de Egipto, el pueblo hebreo se detuvo en el monte Sinaí (o monte Horeb), donde Moisés se separó del pueblo para subir solo y recibir los famosísimos diez mandamientos. El pueblo quedó esperando y su líder no volvía. La gente comenzó a protestar y pidieron al segundo líder, Aarón, que se les permita crear una imagen y adorarla. Aarón lo permitió.
Aarón, como los demás hebreos que estaban al pie del monte, había sido un esclavo en Egipto. Había vivido siempre como ellos y entre ellos, probablemente sentía lo mismo que ellos. Moisés, en cambio, había crecido al interior de la élite egipcia como un egipcio. Era el líder que liberaba al pueblo, pero -de algún modo- no formaba parte de él. Y mientras Aarón se quedó al pie del monte, como todos, Moisés estaba arriba, aislado de su pueblo y de las demandas de allá abajo.Finalmente, cuando Moisés apareció con la inscripción sagrada y vio la adoración al ídolo de oro se enfureció y destruyó las tablas. 
Desde una perspectiva contemporánea, ¿a quién defenderíamos hoy? ¿a Moisés, el líder que no proviene de la gente ni se identifica con ella y aparece repleto de autoridad a enseñar la verdad? ¿a Aarón, el líder que proviene del pueblo, escucha sus demandas y las atiende? Probablemente, hoy diríamos que Aarón era un demócrata y Moisés un dictador. Hoy, además, quién sería capaz de decir que su verdad es indiscutible, inspiración divina. Sin embargo, me parece que lo realmente importante de pensar en Aarón y Moisés es: primero, reconocer que la historia es siempre susceptible de ser cuestionada, el pasado puede discutirse, las cosas no tienen por qué ser para siempre como nos las enseñaron alguna vez; y segundo, que la vida es siempre más compleja y la mayoría, por muy mayoría que sea, no siempre tiene la razón. Además, contrariamente a lo que opinan y piensan algunos, la democracia no tiene por qué ser la dictadura de la mayoría.

heridas

"Nada es más ilegible que una herida."
Jacques Derrida.


Nada es más ilegible que una herida.

jueves, 17 de febrero de 2011

Madison hoy

Estos no son días tranquilos en Madison, Wisconsin. El gobierno del estado ha decidido reducir enormemente los derechos laborales de los trabajadores públicos, y estos: nosotros, hemos decidido impedirlo.
Las protestas empezaron tímidamente el lunes por la mañana, con algunos cientos de manifestantes en el Capitolio, y desde entonces no han parado de incrementarse. Ahora mismo, decenas de miles de trabajadores y estudiantes están en protesta. Hace un par de noches, los profesores de las escuelas públicas se declararon masivamente “enfermos” obligando al estado a suspender las clases. La ciudad está de pie, la gente duerme al interior del Capitolio. Hay carteles por todas partes, uno de los cuales decía, anoche, a los congresistas del estado que deben votar esta semana: nosotros los pusimos, nosotros los podemos sacar.
Hace un par de meses fue tristísimo aceptar que en Wisconsin los republicanos habían ganado las elecciones después de cuatro décadas, pero esta semana, cuando a los republicanos se les ocurrió pasar por encima de la gente, es una alegría saber que aquí hay ciudadanía y esa ciudadanía está dispuesta a luchar por sus derechos. Mientras tanto, estamos en huelga.
Imagen tomada de acá.

sábado, 5 de febrero de 2011

Arguedas, el arte y el arte popular


Acabo de enterarme, a la distancia y tardíamente, que se inauguró el 17 de enero en la Galería Pancho Fierro de la Municipalidad de Lima, la muestra Arguedas Hoy, que seguirá hasta el 27 de febrero y que, dada la lista de artistas participantes y el tema, merece la pena ser vista.
El título me alegró inmediatamente porque alude a la actualidad de José María Arguedas. Y en un país tan jerarquizado, racista, discriminador y lleno de discursos irreflexivos y reduccionistas como el Perú,  es esperanzador que en lugar de una muestra de documentos o un ciclo de conferencias para repetir lo mil veces dicho sobre el autor, se plantee el desafío de repensar y actualizar a Arguedas a través del  arte contemporáneo. Me pareció fenomenal. Pero la triste sorpresa llegó casi inmediatamente, al leer en el sitio web creado para la ocasión que la exposición
"se puede definir como un diálogo entre artífices populares y artistas plásticos jóvenes en torno a la visión de José María Arguedas, sobre un Perú pluricultural en donde todas las manifestaciones culturales conviven en un diálogo compartido". 
¿Artífices populares y artistas plásticos jóvenes?
La triste dicotomía artífice popular/artista plástico me hizo recordar inmediatamente a Joaquín López Antay y el escándalo que se produjo cuando recibió el Premio Nacional de Cultura en 1975, que seguramente habría alegrado mucho a Arguedas, pero que, en manos de María Elena Alvarado, Víctor Vich y Carlos Villacorta (curadores de la muestra), quizá se hubiera convertido en el Premio Nacional de Cultura Popular. Porque el término popular, aquí, no se opone como correspondería al término élite, sino que se le subordina a la categoría misma de arte o de cultura. Lo que no es otra cosa que reestablecer las jerarquías contra las que luchaba tanto Arguedas: las élites hacen el verdadero arte, la verdadera cultura, los demás, hacen arte popular. 
Pero hay una dicotomía más profunda que es sobre la que -creo- habría que profundizar si se quiere hablar de Arguedas hoy, y es la de convivencia pluricultural versus inclusión. Arguedas, como bien señalan los organizadores de la muestra, aspiraba a un Perú en el que la convivencia pluricultural sea posible, en la que cualquier hombre pueda vivir feliz todas las patrias. En cambio, en el nombre de Arguedas y de reivindicaciones indigenistas o "de lo popular", se aspira hoy, sin problematizar el concepto, a la inclusión. Sin detenerse a pensar que el proceso de inclusión necesita de al menos dos actores: uno activo, que incluye, y otro pasivo, que es incluido, a la vez que un sistema determinado en el cual incluir al actor pasivo. Las élites de las artes plásticas peruanas, así como el Estado centralizado, hispanoparlante y occidentalizado se arrogan el derecho de ser quien incluya a los "artífices populares", a los bárbaros, los peruanos que no pertenecen a ninguna élite, los de origen andino o amazónico, los que no tienen el español como lengua materna o Lima como residencia habitual, los que no siguen necesariamente los modelos occidentales, los populares, los otros.
Si queremos pensar con Arguedas, lo primero es reconocer el lugar desde el que hablamos. En una sociedad como la peruana, ¿queremos mantener las jerarquías, borrarlas, invertirlas? ¿Queremos modernizar al bárbaro? ¿Incluir al "artífice popular" en los espacios de los artistas plásticos de verdad? Creo que el centenario de Arguedas, y mucho más una exposición en su nombre, deberían obligarnos a la reflexión. Es tiempo de tomarnos las cosas un poco menos a la ligera.

Imagen inicial tomada de aquí.