lunes, 27 de junio de 2011

Espejo

Cuando era niño me aterraban los espejos. Siempre estuve seguro de que las imágenes al otro lado del espejo eran tan o más reales que las de este lado del espejo. Siempre temí encontrar la señal reveladora que confirmase mi sospecha: algún detalle que apareciese en sólo uno de los lados del espejo, un movimiento distinto, un gesto, algo. Entonces, huía del espejo siempre que podía y, cuando no, lo miraba atentamente, buscaba los detalles, las señales, algo. Aterrado y fascinado a la vez. 
En menor medida, de niño temía dormir. Siempre he sentido que en la vigilia uno puede casi siempre controlar sus actos. Decidir escribir este post, por ejemplo, y hacerlo, y quizá detenerme y hacer otra cosa, desplazarme, qué sé yo. En el sueño, en cambio, el universo nos domina. Uno se deja llevar aunque no quiera, a veces hacia la maravilla y a veces hacia el desastre, pero casi siempre lo que pasa en el sueño está fuera de nuestro control y sólo somos espectadores de nuestra propia vida. Y como yo pensaba que -como con los espejos- la vida  dormidos era tan "real", tan "verdadera" o más que la vida despiertos, entonces le temía a ese otro lado. Por eso nunca tomé siestas y, hasta hoy, difícilmente duermo más de seis horas cada noche. 
Al crecer, como todos, sublimé mis miedos, hice terapia, me asumí. Pero -quizá también como todos- camino en círculos, repito patrones, vuelvo siempre sobre los mismos puntos y, entonces, me encuentro aterrado frente al espejo, frente a mí. Parado frente a mí no sé si soy el mismo, espero el gesto distinto, que revele que no soy quien creo, no quiero ver mi imagen, me aterra y sin embargo insisto. No quiero verme, no quiero saber quién soy, no quiero dormir. Quizá sea huyendo del espejo que uno busca la ventana y la abre de par en par, se abre a los demás, fluye a través de los otros y espera que los otros fluyan a través de uno. Quizás haya sido mi terror a los espejos lo que me ha hecho camaleónico, uso las ventanas como espejos, prefiero verme en los demás que mirar mi propia imagen. Cuánto de terrible debe haber en esa huida, cuánto de cobarde. 
Y entonces ella. Ella que, como en la vieja canción, fue mi espejo, no una ventana, mi espejo real, el que me obligó a verme a mí mismo y me mantuvo aterrado. ¿Qué se hace con eso? ¿Asumir el fracaso? ¿Huir eternamente de mí? ¿Pararse frente al espejo hasta que el miedo se vaya? ¿Se irá? ¿Olvidar todo y pedirle que vuelva? ¿Se puede? No tengo ni idea, solo estas dos canciones que se han cruzado toda la mañana por mi cabeza. Y discúlpenme, lectores, por este post tan personal, ya volveré a poder pensar en otras cosas, ya las escribiré.





( no pude pegar el link que quería, es este: http://www.youtube.com/watch?v=za_6A0XnMyw )

lunes, 20 de junio de 2011

Ausencia

Ha terminado otro capítulo en mi vida, la mujer que amaba, hoy se me fue.
Esperando noche y día, y no se decide a volver.

Pero yo sé que volverá, y si no, de penas moriré.
¿Qué yo he hecho, qué te hizo partir?

No sé si con el tiempo esta herida se sanará.
No hubo motivo para terminar.

La he tratado de olvidar, mas sin embargo la recuerdo más.
No se asombren si ven a un hombre llorar.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

El día que tú te fuiste, triste me quedé llorando.
Ay regresa te lo pido, que por tu amor
te juro me estoy matando.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

Eh, yo vi llorar a un hombre ante un espejo
por un amor que le negara el cielo,
y asombrado me dio un escalofrío
al ver en ese espejo el rostro mío.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

Eh, y yo seguiré esperando
hasta el día en que me muera.
Si dios me quita la luna no me siento malo;
pero si me lleva a ti me lleva las estrellas.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

Oye, veinte años no son nada
si te gusta romper un coco.
Por mi madre yo te juro a ti, cosa buena,
que si no vuelves yo me voy a volver loco.

No importa tu ausencia, te sigo esperando.

miércoles, 15 de junio de 2011

Excuse Me, I think I've Got A Heartache

They just don't know how lost I feel without you
My teardrops never see the light of day
I laugh and joke each time they talk about you
But if I told the truth I'd have to say

Excuse me I think I've got a heartache
There's an aching deep inside
and it just won't be denied
Excuse me I think I've got a heartache
and I'd better say goodbye before I cry

I guess it's pride that makes me hide my sorrow
I live a lie in all I do and say
My lips may lie and paint a bright tomorrow
but if they told the truth they'd have to say...

Excuse me I think I've got a heartache
There's an aching deep inside
and it just won't be denied
Excuse me I think I've got a heartache
and I'd better say goodbye before I cry